LONDRES

Por estar tan cerca, siempre había dejado la visita a Londres para más adelante, un decisión desacertada.
Me ha gustado casi todo; el ambiente, la corrección de los londinenses, la arquitectura, los museos....
Y encima no es tan cara como me habían dicho (excepto los transportes), tomar una pinta es tan caro como en Basauri. La comida no es muy rica pero se suple con los estupendos restaurantes del barrio chino.
Con seguridad volveré pronto.